top of page

TRES SESGOS COGNITIVOS QUE PUEDEN ESTAR INFLUYENDO EN TU TRABAJO

1.   ¿Piensas que eres mejor en tu trabajo que los «inútiles» de tus compañeros?


El efecto Dunning-Kruger es un sesgo cognitivo según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real. Este sesgo se explica por una incapacidad metacognitiva del sujeto para reconocer su propia ineptitud. Por el contrario, los individuos altamente cualificados tienden a subestimar su competencia relativa, dando por sentado erróneamente que las tareas que son fáciles para ellos también son fáciles para otros, es decir, el error de los expertos no es que crean saber menos que los demás, sino que a menudo piensan que los demás también saben bastante sobre el tema que dominan. Fue descrito en 1999 por los investigadores Justin Kruger y David Dunning, de la Universidad de Cornell (Nueva York, EE. UU.) quienes se basaron en la investigación realizada a estudiantes de dicha universidad matriculados en varias carreras. Ambos investigadores querían probar las siguientes hipótesis .

  1. Los individuos incompetentes tienden a sobrestimar su propia habilidad.

  2. Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer la habilidad de otros.

  3. Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer su extrema insuficiencia.

  4. Si pueden ser entrenados para mejorar sustancialmente su propio nivel de habilidad, estos individuos pueden reconocer y aceptar su falta de habilidades previa. En experimentos llevados a cabo en entornos laborales, se encontró , cuando se preguntó a ingenieros de software que calificaran su trabajo, que más del 30% aseguraba formar parte del 5% de los mejores de su empresa. Y, según otro estudio, el 88% de los conductores estadounidenses afirmaba conducir mejor que la media. Un de los autores del estudio ,Dunning recuerda que la burbuja financiera de 2008 estuvo causada por “las maquinaciones de los financieros y la ignorancia de los consumidores”. Según un estudio de 2012, el 23% de los estadounidenses encuestados que se había declarado recientemente en quiebra se puso la máxima nota en conocimientos financieros

Cómo superar el efecto Dunning-Kruger Este efecto es uno de los muchos sesgos cognitivos que pueden afectar nuestros comportamientos y decisiones, desde lo mundano hasta decisiones que pueden cambiar nuestras vidas. Si bien puede ser más fácil reconocer el fenómeno en otros, es importante recordar que es algo que nos afecta a todos. Se ha demostrado que una forma de combatirlo es aprender más sobre el tema de interés comenzando así a reconocer la propia falta de conocimiento y capacidad, para ello:

  1. Sigue aprendiendo y practica. En lugar de suponer que sabes todo lo que hay que saber sobre un tema, sigue profundizando. Siempre se puede seguir aprendiendo, ¡nunca se sabe todo de todo!

  2. Pregunta a otras personas. Pregunta a los demás y pide críticas constructivas. La percepción de los demás te pueden hacer reflexionar sobre tus propias habilidades.

  3. Cuestiona lo que sabes. Incluso aunque aprendas mucho sobre un tema, cuestiona todo lo que vayas aprendiendo. Desafía a tus creencias y tus expectativas, busca información para poder hacer esto.


2.   ¿Crees que no mereces el ascenso que has recibido?


Síndrome del Impostor ó Síndrome de FraudeSe trata de otro sesgo cognitivo en el que nos vamos al «otro extremo» en la percepción de la auto-competencia, en este caso personas sobradamente preparadas tienden a subestimarse , de forma que son incapaces de internalizar sus logros creyendo que estos son fruto de la suerte o de la casualidad y sufren un miedo persistente de ser descubiertos como un fraude. Suele aparecer en estudiantes con buenas notas y, en mayor medida, en profesionales con éxito, sobre todo mujeres. Está relacionado con la baja autoestima y el pobre autoconcepto que el individuo tiene de sí mismo. La actitud despectiva o crítica de personas del entorno del sujeto que envidian los logros que ha obtenido, también puede contribuir a la aparición del síndrome cuyos síntomas pueden incluir:

  1. Creencia de que sus logros o éxitos no son merecidos; consideran que son debidos a la suerte, al azar, o a que otros que consideran más poderosos que ellos les han ayudado a conseguirlos.

  2. Falta de confianza en las propias competencias que les han llevado a conseguir sus éxitos.

  3. Miedo a que los demás descubran su fraude.

  4. Inseguridad en el ámbito académico, laboral, e incluso en las relaciones sociales.

  5. Expectativas de fracaso ante situaciones similares a las que previamente han superado con éxito.

  6. En algunas ocasiones puede haber una reducción de la motivación de logro asociada a la falta de confianza en sí mismo.

  7. Sintomatología emocional negativa sin causa aparente: ansiedad, tristeza, etc.


Cómo superarlo

  1. Habla de lo que te ocurre. Hablar sobre los síntomas con un amigo de confianza, un familiar o un profesional de la salud mental es un primer paso importante. Ayuda a las personas a distinguir entre su percepción y la realidad de su situación.

  2. Busca un colaborador, amigo o colega que te ayude objetivamente a seguir tus metas y te ofrezca comentarios honestos sobre lo que va bien y las formas en las que puedes mejorar o impulsarte al paso que sigue.

  3. Celebra tus éxitos. Las personas que se sienten impostores a menudo se sorprenden cuando ven un registro escrito de sus logros, por eso, documenta todos tus logros. Además es útil mantener un archivo de todas las cosas positivas que otras personas opinan sobre ti.

  4. Fomenta una actitud de crecimiento y mejora aunque las cosas no hayan resultado como querías, los errores son parte indispensable del aprendizaje.Acepta que la perfección no existe. Nadie es perfecto, debes aceptarte con tus virtudes y tus defectos. Esto es necesario para tener una buena autoestima.

3.   ¿Las opiniones de tu jefes han influido en tu desempeño laboral?


El efecto Pigmalión, también conocido como la profecía autocumplida, es un término que utilizó el psicólogo social Robert Rosenthal a raíz de unos experimentos realizados en 1965 para referirse al fenómeno mediante el cual, las expectativas (tanto altas como bajas) de una persona influyen en el rendimiento de otra. . Cuando estas expectativas proceden de un individuo hacia sí mismo el fenómenos se conoce como efecto Galatea. Así, el proceso clave que subyace tanto al efecto Pigmalión como al efecto Galatea es el poder de las expectativas y cómo estas influyen en las conductas y rendimientos, tanto de los demás como de nosotros mismos. Por lo que si tenemos en cuenta estos efectos, nuestras creencias son más importante de lo que pensamos. En el ámbito laboral, todos los directivos o superiores tienen una imagen formada de sus trabajadores, y los tratan según ella. Si un jefe cree que eres un buen trabajador y confía en tus capacidades, es probable que termines actuando de manera que cumplas sus expectativas y tu desempeño laboral sea bueno. Por el contrario, si te hace ver que no confía en ti y tiene bajas expectativas sobre tu rendimiento, puede que tu comportamiento cambie y, finalmente, tu desempeño se vuelva peor, cometas errores u obtengas resultados negativos. El efecto Pigmalión se produce por lo que comunicamos a través de nuestros gestos, actitudes y mensajes implícitos en lo que decimos.


Si alguien nos valora, aumentará nuestra posibilidad de éxitoSi alguien nos valora, nos anima o considera que somos capaces de alcanzar determinados objetivos, estará contribuyendo a que generemos lo que se conoce como creencias potenciadoras, es decir, creencias positivas acerca de nosotros que nos permiten alcanzar los objetivos y aumentan nuestro rendimiento. En cambio, si por el contrario, una persona no es capaz de percibir buenas habilidades en nosotros o simplemente no confía en nuestras capacidades para alcanzar aquello que deseamos, contribuirá negativamente en nuestra autoestima y por supuesto en nuestra capacidad para conseguir lo deseado, generando así unas creencias que tendrán un carácter limitante.

¿CUALES SON LOS BENEFICIOS DEL EFECTO PIGMALIÓN EN CLAVE POSITIVA?

  1. Potente motivación

  2. Aumenta la confianza

  3. Produce un ambiente menos estresante

  4. Saca lo mejor de cada individuo

  5. Ayuda a crear sinergia

  6. Evita los conflictos

  7. Alimenta el crecimiento personal

  8. Cohesiona

  9. Quizá lo más importante, consigue un alto rendimiento general

Comments


bottom of page